Facebook Twitter Google +1     Admin

ESPIRITUALIDAD Y COMUNICACIÓN



EyC desarrolla su ministerio a través del Centro de Recursos Espirituales y Culturales para una Educación Renovadora "Sergio Armando Zegarra Macedo", sito en Agrupamiento 28 de Agosto (200 Casas) F-102. Tacna - Perú. Cel. Bitel 925599811. Tlf. 052607385. Atención de lunes a viernes, de 8.00 a.m. a 5.00 p.m.

Temas

Archivos

Enlaces


EL HOMBRE QUE BUSCABA CONSEJO- Escribe Isabel Pavón

Isabel Pavón

El hombre que buscaba consejo

El hombre que buscaba consejo
Aquél hombre empezó a sentirse un poco cansado de la gente que le rodeaba. Nunca le encontraban a la altura exigida, no daba la talla por más que se esforzaba. La tónica general era los reproches y los consejos de hazlo mejor así, o de esta otra manera...

¿Debía estar siempre dispuesto a contentar a los demás? Sabía lo que quería, reconocía el camino que tenía que tomar, percibía dónde debía poner su mirada pero..., de cuando en cuando, como a cualquier ser mortal, le asaltaban dudas. Se sentía contrariado ya que, en más de una ocasión y en más de dos, las actitudes que unos le alababan, otros se las reprochaban.

—Si continuo dándole vueltas a la cabeza de esta manera caeré en una depresión o me volveré loco –le dijo a su esposa.

—No te desanimes. Vete a buscar ayuda a otro lugar que esté fuera de nuestro entorno antes de que eso te ocurra –contestó ella preocupada, recordando lo alegre que en otro tiempo había sido su marido.

El hombre preparó una muda, una botella de agua mineral, un poco de pan, un trozo de queso curado de oveja, un puñado de granos de café tostado (era adicto a la cafeína) y lo puso en una mochila que colgó a su espalda junto con un paquete de Kleennex y un rollo de papel higiénico. Se echó a andar.

Casi a punto de perder la chaveta y con el ánimo entristecido comenzó su viaje en solitario en busca de Macario el Egipcio, afamado sabio de aquel tiempo, buscando la orientación que necesitaba. Reflexionaba sobre lo que debía contarle. Le diría que su mayor ilusión era quedar bien con todo el mundo ya que estaba en contra de cualquier conflicto que pudiera surgir entre los miembros de su clan. Le daría las razones del por qué era el fan número uno de la paz y la concordia. Hablaría con él de su deseo de hacer el bien, de cómo procuraba no perder la fe en las cosas que creía y sin embargo, seguía, día tras día, sin estar a la altura de lo que los demás le reclamaban. Su esfuerzo no era suficiente.

Será mejor que lean ustedes mismos el final de la historia tal y como ocurrió en su momento.

 *Un hombre fue al encuentro de Macario el Egipcio y le pidió un importante consejo. 
 —Ve al cementerio –le dijo Macario- e insulta a los muertos. 
 El hombre entró en un cementerio, insultó durante mucho rato a los muertos y apedreó las tumbas. Entonces regresó junto a Macario y le contó lo que había hecho. 
 —¿Los muertos te han dicho algo? –le preguntó Macario. 
 —No. 
 —Vuelve al cementerio y alábales. 
 El hombre volvió al cementerio y les hizo cumplidos a los muertos. Los trató de personas íntegras, inteligentes y bienhechoras. Alabó su belleza y admiró su gloria. 
 Entonces regresó junto a Macario, que le dijo: 
 —¿Te han dicho algo? 
 —No. 
 —Pues bien, he aquí mi consejo. Pasa entre el desprecio y la alabanza. Sé como un muerto. 

(* Tomado del libro El Círculo de los Mentirosos, de Jean-Claude Carrière. Cuento titulado “La sabiduría de los Cementerios”.)

Autores: Isabel Pavón

© Protestante Digital 2011

http://www.protestantedigital.com/

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris