Facebook Twitter Google +1     Admin

ESPIRITUALIDAD Y COMUNICACIÓN



EyC desarrolla su ministerio a través del Centro de Recursos Espirituales y Culturales para una Educación Renovadora "Sergio Armando Zegarra Macedo", sito en Agrupamiento 28 de Agosto (200 Casas) F-102. Tacna - Perú. Cel. Bitel 925599811. Tlf. 052607385. Atención de lunes a viernes, de 8.00 a.m. a 5.00 p.m.

Temas

Archivos

Enlaces


Se muestran los artículos pertenecientes al tema Cine.

INVITACIOIN DE CINEMATECA UPT

CINEMATECA UPT

Domingo 19

4.00 p.m.

Hobo with a Shotgun

Hobo with a Shotgun” es la segunda película, tras “Machete”, salida de los falsos trailers de la doble sesión Grindhouse que se hicieron Tarantino y Robert Rodriguez con “Death Proof “y “Planet Terror”. Solo que esta vez el protagonista es Rutger Hauer y por mucho que Dani Trejo se esmere, no puede transmitir las sensaciones que el amigo Rutger transmite con solo mirar a la cámara y marcarse un monologo sobre porque no hay que abrazar a un oso. O_o

Si en “Machete” el mundo era exagerado pero real, aquí parece que estuviéramos en un universo paralelo pero sin Olivia Dunham y sus muñecos (lo leí en twitter y me hizo gracia… soy un plagiador :p)…. Es todo histriónico, exagerado, hipersaturado de color al principio y tan decadente que en un principio me recordó a la “Death Race” original aunque solo fuera por el concepto…. o incluso a ese futuro o espacio paralelo en el que transcurre “La Naranja Mecánica

Empezamos con nuestro Hobo, que yo no lo sabia pero debe de ser sinónimo o diminutivo de homeless, llegando a una nueva ciudad en el típico tren en el que viajan los vagabundos. Este vagabundo es Rutger Hauer y en la ultima etapa de su vida (que tiene una edad ya el hombre) llega a este ciudad que es donde termina la vía del tren. Esta llegada, si ya de por si fuera poco simbólica, tiene el componente del uso extremo del color y de la saturación, rojo muy rojo, azul muy azul, hasta el punto de casi molestar, pero pasa enseguida.

Nuestro entrañable Hobo, se encuentra entonces con una ciudad totalmente ida de la olla. Ciudad sin ley y sin cordura, hiperviolenta y decadente y en manos de un malo maloso, The Drake y sus 2 hijos, que son literalmente los dueños de la ciudad. Vemos de todo, gente pagando a a otra gente para poder grabarles pegandoles y haciéndoles comer cristales por ejemplo, pederastas vestidos de papa noel que secuestran niños, punkis reventando cabezas y matando gente con los autos de choque, chicas en bragas machacando a una piñata humana con bastes de beisbol, vemos bates de beisbol con cuchillas, policías violadores, chicas en bikini blanco y embadurandose y refrotandose con la sangre que brota de un recién decapitado, etc.

Todo esto es lo que encuentra Hobo allí, pero también a una joven prostituta, Abby, a la que salva de un muerte probable a manos del hijo mas psicópata de Drake y con la que establece una relación de amistad y cariño que parece devolverle al Hobo (no recuerdo que tuviera un nombre) un poco la sangre a las venas y que en ultima instancia es lo que hace que este coja una escopeta y monte el pollo. Y de eso va la peli, del momento en que se le cruza el cable durante un atraco, donde se agencia una escopeta y mata a los atracadores y se convierte en el Hobo with a Shotgun, que va limpiando las calles y repartiendo justicia one shell at a time.

Desde ese momento la peli entra en un frenesí delicioso de muerte, violencia y venganza, pero luego para mi pega un ligero bajón y me hizo preguntarme porque no harán estas cosas de una hora en vez de hora y media…. sera que me he hecho mucho al formato serie, pero hay historias que encajarían mejor, algo mas comprimidas. De todas formas enseguida vuelve a retomar el rumbo con el tema de los 2 hijos de Drake, el monologo frente a los bebes y desde ahí al enfrentamiento final con “La Plaga” que son 2 cazarecompensas enfundados en hierro que son una ida de la olla total, arrastrando un ataúd atada a sus motos, pero que me resultaron totalmente entrañables.

La recomiendo totalmente y es que Rutger Hauer es un grande entre grandes y aquí esta inmenso, al igual que estaba inmenso solo saliendo en pantalla en “El Rito”. La película es él y directamente tras verla, no os digo mas que me fui al ordenador y me baje y adquirí  “Carretera al infierno” que fue una película que me dejó clavado a la butaca en el cine, que vi con mis buenos 11 añitos (la culpa es de los padres siempre) y que se me quedó grabada a fuego como una angustia constante y que me hizo fan total de Rutger Hauer para siempre. Que queda muy bien el rollo gafapasta con Roy Batty y las lagrimas en la lluvia, pero para mi Rutger Hauer empezó a existir cuando su constancia y mala leche me hicieron pasar un rato malo malo (y bueno bueno) haciendo de aquel autoestopista casi inmortal.

http://guardiaoscura.com/2011/04/08/hobo-with-a-shotgun/

6.00 p.m.

[…] me inclino hacia la cerradura con rostro ruboroso, no dejo ya de experimentar mi ser-para-otro; mis posibilidades no cesan de morir, ni las distancias de desplegarse hacia mi  a partir de la escalera donde podría  haber alguien, a partir de ese rincón oscuro donde podría esconderse una presencia humana. Más aún: si me estremezco al menor ruido, si cada crujido anuncia una mirada, se debe a que estoy ya en estado de ser-mirado.

Jean-Paul Sartre  [1]

La mirada le penetraba en forma de imagen en el momento que esa mirada era considerada como la muerte de toda imagen… pues con toda certeza el cuerpo extraño (la imagen) se había alojado en su pupila y se esforzaba por ir más lejos.

Maurice Blanchot [2]

AMER

Lo que ves y lo que te mira

La  célebre escena de la navaja de Un perro andaluz (1930) funcionaba ,sin duda, como un aviso, un toque de atención en contra de la pulsión voyeurística que define al espectador cinematográfico. Aquella  delatadora   mirada  que  Lars Thorwald lanzaba a L.B. Jeffries en La Ventana Indiscreta(1955) iba también dirigida a nosotros los espectadores. En la medida que la escoptofilia  del fotógrafo era descubierta también se ponía en evidencia  nuestros  deseos. El espectador cinematográfico siempre es un trasunto del voyeur y el cine una herramienta perfecta para colmar sus deseos.  Si nos paramos a pensarlo la historia del cine está plagado de voyeurs. La filmografía de directores como Luis Buñuel, Alfred Hitchock, Krzysztof Kieslowski o Brian de Palma está elaborada y consagrada a la figura del mirón. En películas como El fótografo del Pánico (1960) Michael Powell,  o Terciopelo Azul (1990) David Lynch el voyeur  se nos presenta como  un personaje  de tendencias  sádicas, en Blow-up(1960) Michelangelo Antonioni , La conversación (1977) Fracis Ford Coppola o Blow Out (1981) Brian de Palma (estas dos últimas sería un vouyerismo auditivo) el mirón era un personaje que quería descubrir  lo que se escondía detrás de las apariencias, mirar y escuchar de forma compulsiva  e insistente porque siempre se esconde  algo más debajo de la superficie. De hecho la figura consagrada y  recurrente  del detective, del investigador y  fotógrafo  tiene por razones profesionales siempre concomitancias con la del mirón. En obras como La llave (1959) Kon Ichikawa o Un chant d´amour (1950) Jean Genet presentan a la figura del voyeur vinculada a la del exhibicionista.  La posición del objeto y del sujeto entra en una cierta ambigüedad  cuando el observado tiene conciencia de ello. Como Gerty MacDowell, la Nausíca coja   del capítulo decimotercero del Ulises de James Joyce , que a pesar de  que Leopoldo Bloom la observa escondido mientras  practica el onanismo , parece disfrutar  y facilitar las cosas al excitado Bloom. O en turbador cuadro de Eric Fischl , Bad boy (1981) , donde un adolescente roba el bolso de una mujer mientras  la contempla desnuda en una cama.

Me aventuraría a decir que pocas películas tienen un tratamiento visual y sonoro  tan logrado   sobre la mirada y la escoptofilia como Amer. La pareja belga formada por  Hélène Cattet  Bruno Forzani realizan una ópera prima de una factura impecable. Una experiencia audiovisual más sensitiva que narrativa, ya que Heléne Catter y Brunno Forzani a penas incluyen diálogos (y ni falta que  les hace), porque su intención es la  reflejar las sensaciones subjetivas del mirón ,de lo que ves y de lo que te mira. A pesar de su vocación experimental la pareja belga no rechaza por completo la narración. La película trata la vida de una mujer en tres etapas de su vida : infancia,adolescencia , madurez , y como los diferentes  períodos conllevan un tipo de mirada  , un tipo de voyeurismo condicionado por las experiencias. Algo parecido a lo realizado por también belga Dominique Deruddere en Love Is a Dog from Hell (1987). Pero en ésta las visiones del voyeur estaban siempre relacionadas con el descubrimiento y frustación en el sexo , en cambio la película Helene Cattet y Bruno Forzani estaría cercana  a  George Bataille,  el sexo va ineludiblemente unido con la  muerte.

Antón Felser reflejó perfectamente en un  cuadro  la pulsión humana a Ojear a través de la cerradura (1895).  Este deseo irrefrenable es el que marca la etapa de la infancia de la protagonista. Sus experiencias voyeuristicas están marcadas por el primer  acercamiento a la sexualidad,  el descubrimiento de lo que hacen los padres cuando se encierran en la habitación, y con la muerte, su visión del momificado  cuerpo del abuelo. La chica joven quiere ver y no ser vista, quizás porque su mirada tiene algo de trasgresión de las normas. Toda esta etapa de la juventud tiene aires de pesadilla, la niña se siente perseguida   por una especie de fantasma con mantilla negra que sin duda es su abuela. El tratamiento sonoro apuesta ,en toda la película,por una subjetivación auditiva de los objetos, roces, telas, pasos, jadeos todo esta asombrosamente aumentado creando una composición sonoro que afecta a nuestros sentidos. La maravillosa fotografía que en un momento dado adquiere colores primarios, rojo, verde y azul, no hace más que aumentar la nuestra percepción de que estamos asistiendo a una pesadilla. Las transiciones entre las diferentes etapas están realmente logradas , de una formalismo impecable. La etapa de la adolescencia quedaría marcada por  la conciencia de ser mirado y la pregunta ¿Qué significa ser visto? que se hacía Jean- Paul Sartre.La joven descubre  su capacidad de atraer las miradas de los otros , de ser el centro de atención del deseo voyeur , por eso la cámara de la pareja belga fragmenta de manera erótica su cuerpo componiendo   una visión metonímica  de su fisionomía. La sensual escena de los motoristas revela aún un cierto pudor e inseguridad en la joven.  Todas esas miradas masculinas que parecen estar devorándola con los ojos la ponen en una posición de tensión y vergüenza , increíblemente conseguida por la  Helene Cattet y Bruno Forzani.

La madurez está marcada el regreso al hogar de la infancia y la clara conciencia del potencial sexual. El erótico trayecto  en taxi a la mansión familiar, parece más un encuentro  sexual que un viaje vehículo. La enorme habilidad que demuestran la pareja de directores convierten  el trayecto en una experiencia orgásmica. (Sin duda una de las escenas mejor conseguidas de toda la película). El rencuentro con el viejo hogar  lo es también con viejos fantasmas  y miedos. Sin duda  este tramo final de la película tiene muchos ecos con el Chambre jaune (2002) realizado por la pareja Belga unos años antes. Como decía George  Bataille: la visión o la imagen de dar muerte pueden despertar el deseo del goce sexual porque el terreno del erotismo es esencialmente el terreno de la violencia de la violación [5]. Por eso el segmento de la madurez no está alejado del cine del japones  Kôji Wakamatsu,  ya que gran parte de su filmografía se articula a partir la unión del Eros y  el Thanathos.En películas como The Embryo Hunts in Secret (1966) o Violated Angels (1967) el sexo  y muerte aparecen  vinculados de forma ineludible.

Habrá espectadores que critiquen Amer por un desmesurado  y  exorbitado formalismo o por una vocación experimental  abusiva.  Pero pocas obras de arte han realizado un acercamiento tan interesante a la mirada  el voyeurismo y la sexualidad. Una experiencia sensitiva que es difícil traducir al lenguaje. Sin duda Amer pertenece a esas películas que merecen más la pena vivirlas y sentirlas  que contarlas.

1. Sartre, Jean-Paul, Ser y la nada, pp 176

2. Blanchot, Maurice, Thomas el oscuro, Ed: Pre-textos, 2002, pp 12

3. La película de Helene Cattet y Bruno Forzani  tiene ,al parecer, muchas ralaciones con el subgénero italiano Giallo, popularizado en los años 70. La razón por la cual no hago alusión ni referencia  es que no he visto ninguna película perteneciente a este subgénero de terror. Pero el lector interesado encontrará en Transit un estupendo texto de Tony Junyent que habla de las influencias que Amer  absorbe  del Giallo.

“¿cómo podemos decir pura y simplemente, como lo hará Freud, que la exhibición es lo contrario del voyeurismo, o que el masoquismo es lo contrario del sadismo?”.Lacan, Jacques, Seminario 11: Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. Argentina.Paidos,pp 63

4. Bataille, George, El erotismo, Fábula Tusquets , 2007.

http://www.enclavedecine.com/2010/11/lo-que-ves-y-lo-que-te-mira-amer-de-helene-cattet-y-bruno-forzani.html

AUDITÓRIUM GUIDO FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA, SAN MARTIN  361, PASEO CÍVICO. INGRESO LIBRE

****************************

Centro de Recursos Culturales y Espirituales "SERGIO ZEGARRA MACEDO",  Agrupamiento 28 de Agosto F-102. Atención gratuita de lunes a viernes, de 8 a 12 m. y de 2 a 5 p.m. Pedidos y sugerencias a Celular 973854006.

jzegarramacedo@yahoo.com 

http://espiritualidadycomunicacion.blogia.com/

https://www.facebook.com/jzegarramacedo

http://es.netlog.com/JuanPascual/blog

http://twitter.com/juan_zegarra

http://crecertacna.wordpress.com/

TACNA – PERÚ

***************************



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris