Facebook Twitter Google +1     Admin

ESPIRITUALIDAD Y COMUNICACIÓN



EyC desarrolla su ministerio a través del Centro de Recursos Espirituales y Culturales para una Educación Renovadora "Sergio Armando Zegarra Macedo", sito en Agrupamiento 28 de Agosto (200 Casas) F-102. Tacna - Perú. Cel. Bitel 925599811. Tlf. 052607385. Atención de lunes a viernes, de 8.00 a.m. a 5.00 p.m.

Temas

Archivos

Enlaces


PAPA FRANCISCO: NO FINJAS QUE ERES SANTO, DIOS NO PERDONA LA HIPOCRESÌA Homilia hoy en la Domus Santa Marta

PAPA FRANCISCO: NO FINJAS QUE ERES SANTO, DIOS NO PERDONA LA HIPOCRESÌA

Homilia hoy en la Domus Santa Marta

Papa Francisco.

La Iglesia no puede y no quiere conformarse con una mentalidad de no soportar, y mucho menos de indiferencia y de desprecio, hacia la vejez. Debemos despertar el sentido colectivo de gratitud, de aprecio, de hospitalidad, que hagan sentir al anciano parte viva de su comunidad.

Los ancianos son hombres y mujeres, padres y madres que han estado antes que nosotros en el mismo camino, en nuestra misma casa, en nuestra batalla diaria por una vida digna. Son hombres y mujeres de los que hemos recibido mucho. El anciano no es un extraño. El anciano somos nosotros: dentro de poco, dentro de mucho, en todo caso inevitablemente, aunque no lo pensemos. Y si no aprendemos a tratar bien a los ancianos, así nos tratarán a nosotros.
 
Frágiles son un poco todos los viejos. Algunos, sin embargo, sonparticularmente débiles, muchos están solos, y marcados por la enfermedad. Algunos dependen de cuidados indispensables y de la atención a los demás. ¿Daremos por esto un paso atrás?, ¿les abandonaremos a su destino? Una sociedad sin proximidad, donde lagratuidad y el afecto sin contrapartida – también entre extraños – van desapareciendo, es una sociedad perversa. La Iglesia, fiel a la Palabra de Dios, no puede tolerar estas degeneraciones. Una comunidad cristiana en la que proximidad y gratuidad no fueran más consideradas indispensables, perdería con ellas su alma. ¡Donde no se honra a los ancianos, no hay futuro para los jóvenes! 

Si se “aprende a hacer el bien”, Dios “perdona generosamente” todo pecado. Lo que no perdona es la hipocresía, “fingir la santidad”. Lo afirmó el Papa Francisco en la homilía de la Misa matutina celebrada en Casa Santa Marta.

Los santos fingidos, que ante el cielo se preocupan más de parecerlo que de serlo, y los pecadores santificados, que más allá del mal han aprendido a “hacer” un bien más grande: no hay duda de cuáles prefiere Dios, afirma Papa Francisco, que pone estas dos categorías en el centro de su meditación.

Las palabras de la lectura de Isaías, explica al principio, son un imperativo y al mismo tiempo una “invitación” que viene directamente de Dios: “Cesad de hacer el mal, aprended a hacer el bien”, defendiendo a huérfanos y viudas.

Es decir – subraya Francisco – “aquellos que nadie recuerda” entre los que, prosigue el Papa, están también los “ancianos abandonados”, “los niños que no van al colegio” y los que “no saben hacer el signo de la Cruz”. Detrás del imperativo está en sustancia la invitación de siempre a la conversión.

“Pero ¿cómo puedo convertirme? ‘¡Aprended a hacer el bien!’. La conversión. La suciedad del corazón no se quita como se quita una mancha: vamos a la tintorería y salimos limpios… Se quita ‘haciendo’: hacer un camino distinto, otro camino distinto del mal.

‘¡Aprended a hacer el bien!’, es decir, el camino de hacer el bien. ¿Y cómo hago el bien? ¡Es sencillo! ‘Buscad la justicia, socorred al oprimido, haced justicia al huérfano, defended la causa de la viuda. Recordemos que en Israel los más pobres y los más necesitados eran los huérfanos y las viudas: hacedles justicia a ellos, id donde están las llagas de la humanidad, donde hay tanto dolor … Y así, haciendo el bien, lavarás tu corazón”.

Y la promesa de un corazón lavado, es decir, perdonado, viene de Dios mismo, que no tiene la cuenta de los pecados ante quien ama concretamente al prójimo.

“Si haces esto, si vienes por ese camino, al que yo te invito – nos dice el Señor – ‘aunque vuestros pecados fueran como escarlata, se volverán blancos como la nieve’. Es una exageración, el Señor exagera: ¡es la verdad! El Señor nos da el don de su perdón. El Señor perdona generosamente. ‘Yo te perdono hasta aquí, luego veremos ….’ ¡No, no! ¡El Señor perdona siempre todo! ¡Todo! Pero si quieres ser perdonado, debes empezar el camino de hacer el bien. ¡Este es el don!’.

El evangelio del día presenta también el grupo de los astutos, los que “dicen cosas justas pero hacen lo contrario”. “Todos – dice Francisco – somos astutos y encontramos siempre un camino que no es el correcto, para parecer más justos de lo que somos: es el camino de la hipocresía”.

“Estos fingen convertirse, pero su corazón es una mentira: ¡son mentirosos! Es una mentira… Su corazón no pertenece al Señor; pertenece al padre de todas las mentiras, a satanás. Y esto es fingir la santidad. Mil veces Jesús prefería a los pecadores antes que a estos, ¿por qué? Los pecadores decían la verdad sobre sí mismos. ‘Aléjate de mí, Señor, que soy un pecador’: lo dijo Pedro una vez. ¡Uno de estos nunca dice eso! ‘Te doy gracias Señor porque no soy un pecador, porque soy justo’”…

En la segunda semana de Cuaresma están estas tres palabras que pensar, que meditar: la invitación a la conversión, el don que nos dará el Señor, es decir, un perdón grande, un gran perdón, y la trampa, es decir, fingir estar convertido, pero tomar el camino de la hipocresía”.
 

Papa Francisco: Abandonar a los ancianos es pecado mortal

Audiencia general 4 marzo

Queridos hermanos y hermanas, la catequesis de hoy y la del miércoles próximo están dedicadas a los anciandos que, en el ámbito de la familia, son los abuelos. Hoy reflexionamos sobre la problemática condición actual de los ancianos, y la proxima vez, más en positivo, sobre la vocación contenida en esta edad de la vida.
 
Gracias a los progresos de la medicina la vida se ha alargado: la sociedad, sin embargo, ¡no se “ha alargado” a la vida! El número de los ancianos se ha multiplicado, pero nuestras sociedades no se han organizado suficiente para hacerles sitio a ellos, con el justo respeto y consideración concreta para su fragilidad y su dignidad. Mientras somos jóvenes, somos inducidos a ignorar la vejez, como si fuese una enfermedad, una enfermedad que tener lejos; cuando luego nos volvemos ancianos, especialmente si somos pobres, si somos enfermos, si estamos solos, experimentamos las lagunas de una sociedad programada en la eficiencia, y que en consecuencia ignora a los ancianos. Y los ancianos son una riqueza, no se pueden ignorar.
 
Benedicto XVI, visitando una casa para ancianos, usó palabras claras y proféticas. Decía así: “La calidad de una sociedad, quisiera decir de una civilización, se juzga también en cómo se trata a los ancianos y su lugar reservado en la vida común” (12 noviembre 2012). Es verdad, la atención a los ancianos hace la diferencia de una civilización. ¿En una civilización hay atención al anciano, hay sitio para el anciano? Esta civlización saldrá adelante, porque respeta la sabiduría. ¿En una sociedad no hay lugar para los ancianos, son descartados porque crean problemas? Esta sociedad lleva consigo el virus de la muerte. Así lo declaro.
 
En Occidente, los expertos presentan el siglo actual como el siglo del envejecimiento: los hijos disminuyen, los viejos aumentan. Este desequilibrio nos interpela, al contrario, es un gran desafío para la sociedad contemporánea. Sin embargo, una cierta cultura del beneficio insiste en hacer aparecer a los viejos como un peso, un “lastre”. No sólo no producen, piensan, sino que son una carga: en resumen, ¿cuál es la consecuencia de pensar así? hay que descartarlos. Es malo ver a los ancianos descartados, es algo malo, ¡es pecado! No se atreve a decirlo abiertamente, ¡pero se hace! Hay algo de vil en esta adicción a la cultura del descarte. Estamos acostumbrados a descartar gente. Queremos quitar nuestro miedo cada vez mayor a la debilidad y a la vulnerabilidad; pero haciendo así aumentamos en los ancianos la angustia de ser mal soportados y abandonados.
 
Ya en mi ministerio en Buenos Aires he tocado con la mano esta realidad con sus problemas: “Los ancianos son abandonados, y no sólo en la precariedad material. Son abandonados en la egoísta incapaci­dad de aceptar sus límites que reflejan nuestros límites, en las numerosas dificultad que hoy deben superar para sobrevivir en una civilización que no les permite participar, decir su opinión, ni ser referentes según el modelo consumista del “sólo los jóvenes pueden ser útiles y pueden disfrutar”. Estos ancianos deberían en cambio ser, para toda la sociedad, la reserva de sabiduría de nuestro pueblo. Los ancianos son la reserva de sabiduría de nuestro pueblo. ¡Con cuanta facilidad se pone a dormir la conciencia cuando no hay amor!" (Solo l’amore ci può salvare, Ciudad del Vaticano 2013, p. 83). Y así sucede. Yo recuerdo cuando visitaba los asilos, hablaba con cada uno, y muchas veces he escuchado esto: ¿Cómo está usted? Bien ¿Y los hijos, cuántos tiene? Muchos ¿Y vienen a visitarle? Siempre, sí, vienen. ¿Y cuándo vinieron la última vez? Y la anciana, recuerdo una especialmente, decía: “Por Navidad”. ¡Estábamos en agosto! ¡Ocho meses sin que los hijos vinieran a visitarla! ¡Ocho meses abandonada! Esto se llama pecado mortal. ¿Entendido?
 
Una vez de niño la abuela nos contaba una historia de un abuelo anciano que al comer se manchaba porque no podía llevar la cuchara bien a la boca con la sopa. Y el hijo, o sea, el papá de la familia, decidió sacarle de la mesa común, y puso una mesita en la cocina donde no se le viera para que comiera solo. Así no daba una mala imagen cuando venían los amigos a comer o cenar. Pocos días después llegó a casa y encontró a su hijo pequeño jugando con la madera, los clavos y el martillo, haciendo algo. Y le dijo, ¿qué haces? Hago una mesa, papá. ¿Una mesa? ¿Y para qué? Para tenerla cuando tu te hagas viejo. Así podrás comer allí. ¡Los niños tienen más conciencia que nosotros!
 
En la tradición de la Iglesia hay un bagaje de sabiduría que ha siempre apoyado una cultura de cercanía a los ancianos, una disposición al acompañamiento afectuoso y solidario en esta parte final de la vida. Tal tradición está arraigada en la Sagrada Escritura, como atestiguan por ejemplo estas expresión del Libro del Eclesiástico: “No despreciéis el discurso de los viejos, porque también ellos han aprendido de sus padres; de ellos aprenderás el discernimiento y cómo responder en el momento de la necesidad” (Sir 8,9).

La Iglesia no puede y no quiere conformarse con una mentalidad de no soportar, y mucho menos de indiferencia y de desprecio, hacia la vejez. Debemos despertar el sentido colectivo de gratitud, de aprecio, de hospitalidad, que hagan sentir al anciano parte viva de su comunidad.
 
Los ancianos son hombres y mujeres, padres y madres que han estado antes que nosotros en el mismo camino, en nuestra misma casa, en nuestra batalla diaria por una vida digna. Son hombres y mujeres de los que hemos recibido mucho. El anciano no es un extraño. El anciano somos nosotros: dentro de poco, dentro de mucho, en todo caso inevitablemente, aunque no lo pensemos. Y si no aprendemos a tratar bien a los ancianos, así nos tratarán a nosotros.
 
Frágiles son un poco todos los viejos. Algunos, sin embargo, sonparticularmente débiles, muchos están solos, y marcados por la enfermedad. Algunos dependen de cuidados indispensables y de la atención a los demás. ¿Daremos por esto un paso atrás?, ¿les abandonaremos a su destino? Una sociedad sin proximidad, donde lagratuidad y el afecto sin contrapartida – también entre extraños – van desapareciendo, es una sociedad perversa. La Iglesia, fiel a la Palabra de Dios, no puede tolerar estas degeneraciones. Una comunidad cristiana en la que proximidad y gratuidad no fueran más consideradas indispensables, perdería con ellas su alma. ¡Donde no se honra a los ancianos, no hay futuro para los jóvenes! 

sources: RADIO VATICANO

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris