Facebook Twitter Google +1     Admin

DIOS TIENE UN COMPROMISO INQUEBRANTABLE CONTIGO Devocionales Cristianos

"… PARA QUE FUÉRAMOS COMO LOS PRIMEROS Y MEJORES FRUTOS DE SU CREACIÓN” (Santiago 1:18 NVI)

DIOS TIENE UN COMPROMISO INQUEBRANTABLE CONTIGO

Ten cuidado cuando estés rodeado de personas que no se valoran a sí mismas, porque serán incapaces de valorarte a ti. Busca la compañía de aquellos que te aporten algo positivo, no que te repriman, aquellos que expandan tu mente y refuercen tu fe. Cuando estés con ellos, verás reflejadas tus mejores cualidades y serás alentado por sus palabras. Cuando te encuentres con alguien que afirme que no tienes nada que ofrecer, ríete -es de mal gusto oír un chiste y no reírse. Cuando Dios te hizo, contempló Su obra y vio que“era [buena]” (Génesis 1:31). Por lo tanto, no hagas caso de opiniones diferentes. Tienes tanto potencial que es como si llevaras la palabra“posibilidades” escrita en tu frente. Por la gracia de Dios, podrás llegar a ser todo lo que Dios desea para ti. “Por su propia voluntad nos hizo nacer mediante la palabra de verdad, para que fuéramos como los primeros y mejores frutos de su creación” (Santiago 1:18 NTV).

Es posible que digas: ‘Me arrepiento de tantas cosas’. Si ya te has arrepentido y aprendido de tus errores, ¡mira hacia el futuro! El amor de Dios no depende de tu comportamiento. Él no te escogió por tus virtudes porque “…siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8). El Señor es el Dios de las segundas oportunidades, ¡y de las terceras! Escribe Pablo: “…el que comenzó en vosotros la buena obra la perfeccionará hasta el día de Jesucristo” (Filipenses 1:6). El Dios que te ha traído hasta aquí te llevará el resto del camino, porque tiene un compromiso inquebrantable contigo. ¡Comprométete tú con Él!

“Sin embargo, cuando predico el evangelio, no tengo de qué enorgullecerme, ya que estoy bajo la obligación de hacerlo. ¡Ay de mí si no predico el evangelio!” 1 Corintios 9:16 (NVI)

La Necesidad de Predicar el Evangelio

predicar-evangelio-necesidad

Una necesidad para una persona es una sensación de carencia unida al deseo de satisfacerla. Las necesidades son la expresión de lo que un ser vivo requiere indispensablemente para su conservación y desarrollo. En psicología la necesidad es el sentimiento ligado a la vivencia de una carencia, lo que se asocia al esfuerzo orientado a suprimir esta falta, a satisfacer la tendencia, a la corrección de la situación de carencia.

Usamos esta palabra con frecuencia para decir las cosas que deseamos. Hay cosas que necesitamos que son imprescindibles. Como el agua o el aire. No podemos vivir sin ellas. Hay otras cosas que necesitamos, según donde vivamos. Un abrigo es necesario en la Patagonia Argentina, pero en Ecuador no es necesario. A veces necesitamos un descanso. No es imprescindible, pero es recomendable.

Dios plantea su concepto de necesario taxativamente en la Biblia. Y este es un claro ejemplo. Para Dios predicar el evangelio es una necesidad. Es indispensable para Dios. No es algo que dependa del lugar donde vivamos, o que sea conveniente o recomendable para estar mejor. Es vital, una cuestión de vida o muerte. Y literalmente lo es.

Lamentablemente los cristianos de occidente nos aburguesamos. Y hemos perdido la pasión por predicar el evangelio. Lavamos nuestras culpas asistiendo el domingo a la noche al culto de predicación. Pero nunca invitamos a nadie. Nunca le predicamos a nadie. Nuestros vecinos o compañeros de trabajo ni sospechan que seamos cristianos. Lo tenemos bien escondido.

Y lo que para Dios es algo imprescindible, para nosotros es algo sin importancia. Lo manejamos como algo secundario, sin prioridad. Desestimamos lo que Dios piensa al respecto y hacemos lo que sentimos o nos queda más cómodo. ¿Cuándo fue la última vez que le predicaste el evangelio a alguien? ¿Cuántos se convirtieron por tu predicación personal? ¿A cuantos invitaste para que asistan a un culto en tu iglesia?

Si las respuestas se pueden contar con los dedos de una mano, es tiempo de cambiar. Para Dios es indispensable predicar. Es una necesidad primaria y prioritaria. Por eso nos impone esta obligación. Debemos predicar. Hoy, mañana y cada día. Para Dios es impuesta necesidad, ¿y para vos?

REFLEXIÓN – ¿Cuáles son tus necesidades?

Un gran abrazo y bendiciones

Dany

Entradas Relacionadas:

  1. Devocional diario para Predicar
  2. NO ME AVERGUENZO DEL EVANGELIO PARTE (3)
  3. Los Cristianos – ¿Avergonzarse del Evangelio?
  4. El plan para predicar
  5. Que tu decisión te haga predicar

http://devocionalescristianos.org/

1- ¡Dios le ama!

La Biblia dice, "De tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree no se pierda, sino que tenga vida eterna."

El problema es que…

2- Todos nosotros hemos hecho, dicho o pensado cosas malas. Eso se llama pecado y nuestros pecados nos han separado de Dios.

La Biblia dice "Todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios" Dios es perfecto y santo, y nuestros pecados nos han separado de Dios para siempre. La Biblia dice que "la paga del pecado es muerte"

Las buenas nuevas es que hace 2000 años,

3- Dios mandó a su hijo Jesucristo a morir por nuestros pecados.

Jesús es el Hijo de Dios. Vivió una vida sin pecados y murió en la cruz para pagar por nuestros pecados. "Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros."

Jesús resucitó de entre los muertos y ahora está en el cielo con Dios Padre. Jesús nos ofrece el regalo de la vida eterna - de vivir por la eternidad con El en el cielo si lo aceptamos como Señor y Salvador.

Jesús dijo "Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí."

Dios se nos acerca con amor y quiere que seamos sus hijos. "Mas a todos los que lo recibieron, a quienes creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios." Usted puede pedirle a Jesús que le perdone sus pecados y que entre en su vida como Señor y Salvador.

4- Si quiere aceptar a Cristo solo le tiene que pedir que sea su Salvador y Señor orando una oración como esta:

"Señor Jesús, creo que eres el Hijo de Dios. Gracias por morir en la cruz por mis pecados. Por favor perdóname mis pecados y dame el regalo de la vida eternal. Te pido que entres en mi vida y mi corazón y que seas Señor y Salvador. Quiero servirte siempre."

¿Oró esta oración?

NO

http://es.godlife.com/gospel/



Blog creado con Blogia.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris