Facebook Twitter Google +1     Admin

ESPIRITUALIDAD Y COMUNICACIÓN



EyC desarrolla su ministerio a través del Centro de Recursos Espirituales y Culturales para una Educación Renovadora "Sergio Armando Zegarra Macedo", sito en Agrupamiento 28 de Agosto (200 Casas) F-102. Tacna - Perú. Cel. Bitel 925599811. Tlf. 052607385. Atención de lunes a viernes, de 8.00 a.m. a 5.00 p.m.

Temas

Archivos

Enlaces


¿ALINEACION DE PLANETAS Y FIN DEL MUNDO? - Juan Eduardo Gil Mora

¿ALINEACION DE PLANETAS Y FIN DEL MUNDO?

Juan Eduardo Gil Mora
mundoandino2005@yahoo.es

APRECIACIONES, MITOS Y REALIDADES.
Estas últimas semanas y especialmente durante los recientes días, hay persistentes
informaciones y avisos constantes de que el 21 de diciembre del 2012 habrá un
alineamiento de los planetas del Sistema Solar, e inclusive con el centro de la Vía Láctea,
nuestra galaxia, que produciría la destrucción de nuestro planeta y que constituiría el fin del mundo o el apocalipsis para la vida humana. Estas aseveraciones denominadas como “fenómeno 2012” es una creencia escatológica que sostiene que en el día del
solsticio de diciembre del año 2012 ocurrirá el fin del mundo. De acuerdo a los pronósticos científicos, el solsticio sucederá el 21 de diciembre de 2012 a las 11:12 UTC (tiempo universal coordinado). La creencia se basa en que ese día se termina el “calendario maya de la cuenta larga” (uno de los calendarios mayas), de 5125 años de duración.

Hay apreciaciones apocalípticas o peores que sostienen: “la tierra y el sol cambiando de polos simultáneamente traerían unos cambios en la fluorescencia solar calcinando la tierra y todo animal y vegetal consigo. Los cambios en el flujo magnético crearían vientos huracanados de cientos de km/h, destruyendo todo lo que se interponga en su camino, incluyendo edificios, puentes, bosques y cada embarcación, meciéndolas como caja de fósforos en el mar furioso. El último fue lo que posiblemente terminó con avanzadas civilizaciones en la tierra y Marte, como castigo celestial, un fenómeno similar pudo haber traído el diluvio universal”. Son muchas las cosas que se dicen
sobre supuestos desastres en el 2012, año en que se alega termina el calendario Maya. Algunos incluso sostienen que se trata del año en que pudiera ocurrir “el fin del mundo”. La Sociedad de Astronomía del Caribe (SAC), expresa de que “Se trata sólo de mitos”, al destacar que los alegados desastres se basan en un supuesto alineamiento de los planetas que no existe. La SAC indicó que las Alineaciones de Planetas no ocasionan desastres naturales.
La SAC explicó que en esa fecha, desde la Tierra veremos que el planeta Marte estará en el Oeste, mientras que Júpiter estará en el Este. Saturno saldrá de madrugada, pero Venus y Mercurio aparecerán por el Este justo antes del amanecer para esa fecha. Urano y Neptuno tampoco estarán alineados con los demás planetas. “El supuesto alineamiento es falso ya que la próxima alineación de los planetas ocurrirá en el año 2040″, dijo la SAC. De otro lado, también se sostiene que en diciembre del 2012 la Tierra estará alineada con el Sol y el centro de nuestra galaxia (la Vía Láctea). Eddie Irizarry, presidente de la SAC explicó que esta otra alineación con el Centro de la Vía Láctea es cierta, pero aclaró que es algo que ocurre todos los años y sin      desastres. “No habrá nada en especial con esta otra alineación (con el centro de la galaxia) que ocurre todos los meses de diciembre sin efecto alguno”. De otro lado, la agencia espacial estadounidense -NASA, anunció que el mundo no terminará el 21 de diciembre de 2012, la NASA calificó estas historias de un "engaño en internet", "No hay evidencia factual para estas afirmaciones", sostienen los astrónomos. Quienes sustentan la tragedia a ocurrir el 21 de diciembre del 2012, manifiestan que Nibiru, que es un planeta errante cuatro veces el tamaño de la Tierra y que se dirige hacia la Tierra ha de causar todo tipo de desastres. Así que este enorme planeta se supone que debe estar llegando a la Tierra, pero si fuera así, los astrónomos y las estaciones espaciales que segundo a segundo reportan a sus bases todo acontecimiento astral, habrían ya reportado hace mucho tiempo; no se ha reportado los efectos de este planeta en los planetas vecinos.
Si esa posibilidad de colisión fuera real, los astrónomos habrían detectado ese objeto al menos durante la última década, y ahora sería visible a simple vista. Sin duda no existen señales evidentes para la existencia de un fenómeno natural como el que vaticinan. Ningún científico creíble en el mundo conoce algún tipo de amenaza para 2012, y según las investigaciones científicas la Tierra, planeta donde habitamos, existe desde hace más de 4 mil millones de años.

HABLA LA CIENCIA.
A fin de explicar, en la forma más sencilla posible este hecho ya común ahora, permitamos que sea la ciencia la que nos explique. En principio, una alineación planetaria puede ser interpretada de varias maneras. Una primera interpretación es que los planetas forman una línea recta desde el Sol hacia el exterior. En este escenario ideal, visto desde el sol, los planetas caerían uno frente del otro (es decir que todos los planetas estarían detrás de Mercurio). Muy parecido al anterior, una segunda opción es que estén repartidos a ambos lados del Sol, en una línea. El tercer tipo de alineación es aquella en la que los planetas siguen una línea recta trazada en el cielo, tal como se ven desde la Tierra. Como los planetas se encuentran prácticamente en el mismo plano (el plano del Sistema Solar, denominado Eclíptica), siempre parecen seguir una "línea recta" en el cielo. La ciencia sostiene que no ocurren las alineaciones perfectas. Primero, es imposible que todos los planetas formen una línea recta desde el Sol, porque cada órbita planetaria tiene una inclinación diferente. Esto hace que no sea posible una línea perfecta. Siempre están por arriba o por abajo.
Un segundo aspecto, en astronomía se usa el término "Conjunción planetaria", más que alineación, porque es más preciso, debido a que realmente no pueden alinearse.
En 1983 los planetas se alinearon (los ocho) en un Angulo de menos de 96°. La alineación de todos los planetas en el mismo lado del Sol dentro del mismo cuadrante (es decir, 90°), esto ocurre una vez cada 200 años - raros en lo que se refiere a los tiempos de los seres humanos, pero no lo son cuando se comparan con los tiempos del Sistema Solar. Las investigaciones científicas y los reportes de los astrónomos sostienen que la última conjunción planetaria ocurrió en el año 2000. ¿La inclinación de la Tierra cambio? No. ¿Se desencadenaron terremotos por las fuerzas de marea? No. ¿Los casquetes polares se derritieron? No. La NASA subrayó que las colisiones catastróficas de la Tierra con cuerpos celestes son muy raras: la última se remonta a 65 millones de años atrás y se le atribuye la extinción de los dinosaurios. El científico Dr. David Morrison, Director del Instituto de Ciencia Lunar de la NASA y Senior Scientist en el Instituto de Astrobiología de la NASA, comenta a este respecto lo siguiente: “No hay alineamientos de planetas esperados para el 2012 ni para varias de las décadas siguientes.

Con respecto a la Tierra estando en el centro de la Vía Láctea, no sé lo que esta frase significa. Si se refieren al centro de nuestra galaxia la Vía Láctea, estamos a 30,000 años luz del centro de esta galaxia espiral. Rodeamos el centro de la galaxia en un periodo de 225–250 millones de años, siempre manteniendo aproximadamente la misma distancia. Con respecto a una inversión de los polos, tampoco sé lo que esto significa. Si se refiere a un cambio súbito en la posición del polo (esto es, el eje de rotación de la Tierra) entonces es imposible, como ya expliqué más arriba. Lo que
muchos websites discuten es la alineación de la Tierra y el Sol con el centro de la Vía Láctea en la constelación de Sagitario. Esto ocurre cada Diciembre, sin consecuencias, y no hay razón para esperar que en el 2012 sea diferente a cualquier otro año”.
Según el cálculo de probabilidades, realizado por la East Tennessee State University, una alineación perfecta (sin tener en cuenta las distintas inclinaciones de los planetas e incluyendo a Plutón), se da cada 86 mil millones de billones de billones de billones de años! Todavía no hemos visto ninguna.
Los astrónomos y otros científicos han rechazado los pronósticos apocalípticos y los han denominado pseudo ciencia, declarando que los eventos anticipados se contradicen con las más simples observaciones astronómicas. Por ejemplo, la NASA ha comparado los temores sobre el 2012 con el temor que hubo sobre el fin del mundo del 31 de diciembre de 999 y el del 31 de diciembre de 1999.

HABLA LA BIBLIA.
La Biblia, sin ser un texto de ciencia, traduce acontecimientos, profecías y acontecimientos futuros; sin embargo, la intención no es la catástrofe, sino la búsqueda de Dios como fortaleza de la persona humana. Todas las predicciones humanas hechas públicas han fracasado. Basta leer los siguientes textos: Mr 24: 32: “De aquel día y hora, nadie sabe nada, ni los ángeles del cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre”.
De otro lado, Mt 24: 42-44: “Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Entendedlo bien: si el dueño de la casa supiese a qué hora de la noche iba a venir el ladrón, estaría en vela y no permitiría que le horadaran la casa. Por eso, también vosotros estad preparados, porque en el momento que no penséis, vendrá el Hijo del Hombre”.

Estos versículos señalan en el contexto de Mt. 24:36 Jesús habló de una serie de eventos que preceden a su regreso, pero en el momento preciso de ese gran acontecimiento no ha sido revelado a nadie. Sólo el Padre conoce el tiempo y en su infinita sabiduría ha decidido no revelarlo. Lo importante es que velemos; nos mantengamos en oración y prestos para ir al encuentro con Cristo el Señor.
De otro lado, Dios tiene un pacto eterno con la humanidad, los animales, las plantas y su creación: “nunca más volveré a destruir la Tierra con el diluvio” (Gn. 9:11) Este verso nos enseña que la Tierra no será arruinada o destruida, Dios la hizo para que viviéramos disfrutáramos de ella. Sin embargo de lo anterior, Dios encomendó al hombre que la creación suya debe ser enseñoreada por el hombre; el mandato de Dios es que puso al hombre en su creación a fin de que lo “labrase y lo guardase” (Gn. 2: 15). El mandato dado por Dios al hombre, no ha sido entendido en su real dimensión: el de guardarlo, preservarlo, conservarlo, utilizarlo con racionalidad y para su desarrollo; sino que ahora en estos tiempos, observamos serios problemas ambientales, de salud, pobreza y hambre; corrupción, muerte y agonía de muchas instituciones que deben de alabar la obra de Dios. El hombre casi ha destruido la naturaleza que Dios puso a disposición de la humanidad; su pecado ha convertido en desierto zonas productivas, los ríos han sido contaminados, existen extensas zonas deforestadas, devastadas y erosionadas; los mares son simplemente albañales que reciben escoria humana. El encargo de Dios es cuidar la creación y eso precisamente no se ha hecho.
El salmista sostiene “los cielos cuentan la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos” y Job sostiene: “pregunta a la Tierra y ella te enseñara: ¿Qué cosa de todas estas no entiende, que la mano de Jehová la hizo?” La Palabra de Dios es contundente; Dios es el soberano y Él creó todo y no lo destruirá, cumplirá con su Pacto. Aún cuando en las manos del hombre está la decisión de la reconciliación con Dios, Cristo está a la puerta presto a escuchar el ruego de quien anhela su salvación.
Cusco, diciembre 12 del 2012
Juan Eduardo Gil Mora
mundoandino2005@yahoo es

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris