Facebook Twitter Google +1     Admin

ESPIRITUALIDAD Y COMUNICACIÓN



EyC desarrolla su ministerio a través del Centro de Recursos Espirituales y Culturales para una Educación Renovadora "Sergio Armando Zegarra Macedo", sito en Agrupamiento 28 de Agosto (200 Casas) F-102. Tacna - Perú. Cel. Bitel 925599811. Tlf. 052607385. Atención de lunes a viernes, de 8.00 a.m. a 5.00 p.m.

Temas

Archivos

Enlaces


ESCRITO DESPUES DE UNA INVESTIGACION CUIDADOSA

 

ESCRITO DESPUES DE UNA INVESTIGACION CUIDADOSA
 
 No estoy afirmando que Mateo y Lucas fueron inspirados por el Espíritu Santo cuando escribieron sus libros. Ya sea que esos libros fueran divinamente inspirados o no, lo hacemos a un lado por un momento. Estamos diciendo que hubo unas pocas personas que siguieron a Jesús. Ellas escribieron Su biografía. Mateo y Lucas fueron contemporáneos de Jesús. Mateo le siguió por más de tres años. Lucas no fue tan cercano, pero él investigó “cuidadosamente todas las cosas” (Lc. 1:3). Yo creo que cuando él escribió su evangelio, la madre de Jesús aún vivía. ¿Qué dijeron ellos acerca del nacimiento de Jesús? Todos ellos testificaron que Jesús nació de la virgen María. Su nacimiento fue absolutamente diferente del nuestro. Hoy, después de casi dos mil años, algunos que nunca vieron a Jesús, ni hablaron con María Su madre, ni conocieron a José Su padre, concluyen que El no nació de una virgen. ¿Cómo pueden ustedes decir que El no nació de esa manera? ¿Están ustedes desechando la posibilidad de que tal evento nunca sucedió debido a sus teorías y razonamientos hechos en su estudio o laboratorio?
NACIO DE MARIA
 
Quizás deberíamos leer la genealogía de Jesús en el Evangelio de Mateo. Hay cuarenta y dos generaciones en la genealogía. Empezando desde la primera generación, repetidas veces dice: “Este engendró a éste”. Esta frase se repite hasta el versículo 15, que dice: “Y Eliud engendró a Eleazar; y Eleazar engendró a Matán; y Matán engendró a Jacob”. El versículo 16 continúa: “y Jacob engendró a José”. Lo sorprendente es que la siguiente parte de la frase no continúa con:“José engendró a Jesús”. Más bien dice: “José, marido de María, de la cual nació Jesús, quien es llamado el Cristo”. Cuando la línea llega a José, el patrón termina. Esto es porque Jesucristo nació de la virgen María. Su forma de nacer fue muy diferente a la nuestra.
 LA PRESCIENCIA DE SU MUERTE
Hemos visto que el modo en que vino al mundo fue diferente. Ahora queremos ver la manera en que partió del mundo. Como veremos, eso también fue contrario a nuestras muertes ordinarias. Nadie puede jamás predecir el lugar, la hora y la manera que él o ella vaya a morir. En cien años, todos los que estamos aquí estaremos muertos. Pero nadie sabe cómo vamos a morir. Sin embargo, Jesús de Nazaret preveía Su propia muerte. El sabía exactamente cuándo, dónde y cómo iba a suceder.
 MURIO EN LA CRUZ
Una vez cuando alguien le dijo que lo iban a matar, El contestó que no era aceptable que un profeta pereciera fuera de Jerusalén (Lc. 13:33). El sabía que iba a morir en Jerusalén. Un día, les dijo a Sus discípulos que la hora había llegado. No sólo sintió la inminencia de Su muerte, pero aún les dijo a otros que la hora de Su muerte había llegado. El también sabía cómo moriría. Varias veces mencionó que sería crucificado. Esto está registrado por lo menos tres veces en Mateo. Este hombre no sólo fue diferente en Su manera de venir al mundo, y Su manera de partir no fue menos extraordinaria. Su nacimiento y Su muerte fueron muy inusuales. ¿Es éste el Hijo de Dios?
 SIN PECADO
 
Consideremos el tercer requisito. ¿Qué clase de moralidad tuvo Jesús de Nazaret? ¿Era El lo mismo que somos nosotros? ¿Pecó El alguna vez?
 
Me gusta la frase que Jesús habló en Juan 8. Muchos en aquel entonces se le oponían. Le rodeaban y lo investigaban. Les respondió con una pregunta: “¿Quién de vosotros me redarguye de pecado?” (v. 46). ¡Este era un tremendo reto! ¿Quién de nosotros se atrevería a ponerse delante de todos y a retar para que lo redarguyeran de pecado? Cualquiera que se atreviera a tal cosa sería avergonzado al momento que su esposa se ponga de pie para testificar contra él. Quizás en menos de cinco minutos siete u ocho personas inmediatamente se levantarían para exponer sus mentiras e infidelidad. Pero cuando Jesús hizo tal declaración, nadie pudo redargüirlo de pecado. Ha habido un gran número de santos y de sabios durante las edades, pero ninguno fue lo suficientemente atrevido para proclamar ser perfecto y sin pecado. ¿Por qué solo Jesús se atrevió a hacer tal proclamación?
Todo lo que puedo decir es que este hombre es un gran arrogante o un gran santo. Una persona orgullosa puede hablar de una manera extravagante porque no se conoce a sí misma; no se da cuenta de qué clase de persona es. Pero cuando Jesús retó:“¿Quién de ustedes me redarguye?”, no pudo ser humilde ni cortés acerca de ello. El no tiene pecado, y El es un gran santo.
Jesús de Nazaret no es como Confucio, que dijo que si más tiempo le fuera concedido, eliminaría las grandes imperfecciones morales. Jesús no tiene pecado. Cuando El hizo tal declaración, la hizo delante de Sus enemigos. Si hubiera habido la más ligera falta de conducta de Su parte, los judíos lo habrían pescado de inmediato. Los judíos no son escritores prolíficos; no han producido muchos otros libros aparte de las Santas Escrituras. Pero después de Jesús, muchos libros fueron escritos por los judíos para contradecirle. Todos esos libros niegan Su divinidad, pero no tocan Su moralidad. Ninguno de los escritos que le oponen pueden probar que Jesús pecó alguna vez.
SIN NECESIDAD DE ARREPENTIRSE
Cada filósofo o fundador de una religión, en un tiempo u otro, ha dicho: “Me arrepiento”, o “Me disculpo de tal y tal cosa. Haré lo mejor que pueda de ahora en adelante”. Pero Jesús de Nazaret nunca se arrepintió. Un pecador tiene necesidad de arrepentirse. Pero, ¿de qué tiene que arrepentirse un hombre sin pecado? Jesús nunca se disculpó ante nadie; El nunca le hizo a nadie ningún mal.
 
Cuando estuve en Inglaterra, algunos amigos británicos me pidieron mi opinión concerniente a su gente. Yo dije: “Entre ustedes, a veces yo oigo: ‘Discúlpeme’o ‘perdóneme usted’”. Para los ingleses, cualquiera que no sabe hacer estos dos comentarios tiene que ser una persona sumamente baja, porque no conoce sus propios errores. Cualquiera puede cometer un error, pero cuando uno rehusa admitir sus errores, se hace a sí mismo vulgar. Por esta razón tenemos que decir:“Discúlpeme” y “perdóneme” todo el tiempo.
 
Lo asombroso es que Jesús de Nazaret nunca dijo a nadie: “Lo siento”. El nunca se disculpó. ¿Sería El tan malo como para ignorar completamente Su conciencia? ¿Era inconsciente de Sus propios errores? O, ¿es El verdaderamente sin pecado? Si así es, El no puede decir: “Lo siento”. Para El no se trata de humildad ni de cortesía, sino de mantener Su posición.
 
W. Nee
 
Nuestro proposito no es comunicar conocimiento, ni métodos bíblicos a los santos, sino ayudar a los que ya siguen al Señor y caminan en esta senda con el objeto de avanzar.
El verdadero ministerio se concibe en el vientre del sufrimiento, nace con fatiga y con dolor, y se mece en una cruz.
Ciertamente hay un camino solitario para los que buscan andar con Dios. Pero cuando andemos con el Señor, vamos a encontrar compañia en otros que tambien conocieron el rechazo y el sufrimiento cuando anduvieron con Dios, y aprendieron sus caminos
Ningún verdadero siervo del Señor debe permitir que sus pensamientos y emociones actúen independientemente. Cuando su hombre interior requiera liberación, el hombre exterior deberá proporcionarle un canal por el cual el espíritu pueda salir y llegar a otros. Si no hemos aprendido esta lección, nuestra efectividad en la obra del Señor será muy limitada.
“Señor, por el bien de la iglesia, por el avance del evangelio, para que Tu tengas libertad de actuar y para que yo mismo pueda avanzar espiritualmente, me entrego a Ti total e incondicionalmente. Señor, con gusto y humildemente me pongo en Tus manos. Estoy dispuesto a que te expreses libremente por medio de mí”.
“Señor, doblega a la iglesia para que salves al mundo” Evan Roberts
¡Jesús es el Señor! - Jesus is Lord - Jesus ist der Herr - Yeshua adonai - Gesù è il Signore - Jésus est Seigneur - - – - - - - Jesus é o Senhor - Jesus är Herre

 

COMPARTE Henry hgo19392@yahoo.comhh
__._,_.___

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris