Facebook Twitter Google +1     Admin

ESPIRITUALIDAD Y COMUNICACIÓN



EyC desarrolla su ministerio a través del Centro de Recursos Espirituales y Culturales para una Educación Renovadora "Sergio Armando Zegarra Macedo", sito en Agrupamiento 28 de Agosto (200 Casas) F-102. Tacna - Perú. Cel. Bitel 925599811. Tlf. 052607385. Atención de lunes a viernes, de 8.00 a.m. a 5.00 p.m.

Temas

Archivos

Enlaces


ENSEÑANZA BÍBLICA - Ministerio Cristo Nación

Enseñanza Bíblica 

Usando Nuestras Palabras 

Cada creyente nacido de nuevo, en el Señor Jesucristo, tiene poder creador en sus palabras. Construye su futuro, como resultado de estas palabras. Es nuestra responsabilidad usar apropiadamente el poder de estas palabras y usarlas en la manera que Dios planeó que las usáramos.

Somos nosotros quienes dirigimos nuestro futuro, usando nuestras palabras

Dios quiere que usemos nuestras palabras para edificar su Reino y no destruirlo. El problema, muchas veces, es que nosotros, como creyentes, hemos estado usando el arma que Dios nos dio en contra de nosotros mismos o el uno contra el otro. En Efesios 6:13-18, esta lista nos muestra que, la única arma ofensiva es la Espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios. La palabra “palabra”, en esta porción de la Biblia, se refiere a la palabra hablada de Dios, lo que significa que sólo es un arma cuando se habla. Por mucho tiempo, los creyentes han estado diciendo palabras como “no puedo hacer eso… no puedo ver a Dios respondiendo mis oraciones…  estoy tan emocionado que voy a morir…” y palabras como ésas están produciendo muerte sobre nuestras vidas.

La intención de nuestras palabras fue la de traernos vida y no muerte

Decir cosas como “casi me muero… tengo tantos problemas… nunca tengo suficiente…” sólo van a producir muerte sobre nuestras vidas, porque Marcos 11:22-24 dice que tendremos lo que hablemos. Nosotros, como creyentes, debemos ser responsables con nuestras palabras. 

La mentalidad religiosa

A la mayoría de las personas se les ha enseñado muy bien por medio de la religión (religión es seguir mandamientos, sin una verdadera relación con Dios). La mayoría de las personas van, día a día, esperando que nada malo les suceda, sin la más mínima idea de que pueden hacer que las cosas sucedan de una mejor forma.  Tu futuro está dentro de tuyo en este momento, a través de las palabras que dices por tu boca.  Pasar día a día, esperando que nada malo nos suceda, es una manera segura de fallar en la vida. 

Entrenándonos a tener una mentalidad de justicia

Efesios 4:23-24 dice que necesitamos renovar el espíritu de nuestra mente. Toda nuestra mentalidad debe ser renovada. Necesitamos entrenarnos, al punto de que, sin importar lo que estemos haciendo, si caminamos en la calle y escuchamos una cosa que va en contra de la Palabra de Dios o contra quiénes somos o qué tenemos, una alarma suene en nuestro interior. Nuestras mentes deberían estar entrenadas para reconocer la duda y la incredulidad.

La lengua es como una herramienta

La lengua es como una herramienta que Dios pretendió que usemos para construir Su Reino. Como creyentes, debemos usar nuestras palabras con propósito, trayendo las cosas que queremos a nuestro futuro. Nunca deberíamos hablar negativamente sobre nuestras vidas, familia, futuro, etc. Porque eso trae muerte, cuando al contrario, Dios quiere que traigamos vida. Podemos cambiar el curso de nuestra vida, simplemente siendo selectivos acerca de nuestras palabras (Santiago 3:6). Cuando usamos una herramienta, la usamos con un propósito.  Lo mismo es cierto al seleccionar nuestras palabras. Podemos usar nuestras palabras con propósito y edificar vida y no muerte, en una situación específica.  

1. Lo que Dios nos ha traído  en Cristo, a través de la Redención.

2. Lo que Dios y el Espíritu Santo hicieron en nosotros a través del plan de redención y que está a nuestra disposición, a través de la llenura del Espíritu Santo.

3. Qué somos para Dios en Cristo Jesús.

  1. Somos importantes para Él.
  2. No sólo existimos y punto.

 4. Lo que Jesús está haciendo por nosotros, en este momento, a la diestra de Dios.

  1. Intercediendo por nosotros.

  2. El es Señor, abogado, Salvador, cabeza de la iglesia.

5. Lo que Dios puede hacer, a través de nosotros, y lo que Su Palabra hará, a través de nuestros labios.

Conclusión: Estas son las cinco cosas que deberíamos estar confesando, sobre nuestras vidas, a diario. Cuando hacemos esto, cambiamos la dirección negativa a la que nuestras vidas se dirigen y empezamos a dirigir nuestras vidas hacia el lugar que Dios tiene para nosotros.

Pedazo De Oro - "El éxito es cuestión de suerte. Pregúntale a cualquier fracasado". Anónimo.

 

Tenía una persona trabajando en mi equipo, a la cual le pidieron que enseñara en un seminario para matrimonios. Él era una persona bastante cimentada en la palabra de Dios; y sé que la razón por la que le pidieron que enseñara es porque es un buen maestro. El único problema era que él no estaba casado. Puesto que era un buen maestro, podía compartir un número de cosas en teoría, pero experiencia, tenía muy poca.

Muchas veces los líderes, aunque tienen buenas intenciones, no reciben buenos consejos sobre liderazgo, porque buscan el consejo de aquellos que no son exitosos. Es verdad que podemos aprender de quienes no tienen una trayectoria regular de éxitos, pero la verdad es que si queremos ser exitosos, debemos aprender de personas exitosas.

La mayoría de los líderes asumen que porque son buenos en una cosa, son buenos en todo lo demás. Por ejemplo, una persona que es buena en los negocios, no significa que tiene una buena vida familiar y si es bueno invirtiendo, no significa que es bueno guiando a otras personas. Las personas tienen sus fortalezas y sus debilidades. Un líder debe discernir quién lo guiará y en qué área lo hará.

  1.  Tome algún tiempo para identificar a las personas que usted admira en el área de la familia, matrimonio, negocios y liderazgo. Pase las dos siguientes semanas aprendiendo de ellas. ¿Qué cosas cree que aprenderá?
    • Dé un ejemplo de "trabajo duro" que ha realizado en las últimas semanas y que le ha ayudado a avanzar en su viaje al éxito.
    • ¿Qué cosas ven las otras personas en su vida, que podrían llamar suerte, pero que usted llamaría resultado del trabajo.
  2. Para cada área, encuentre a una persona que lo guíe. Por ejemplo si usted ve a una persona que tiene un matrimonio fuerte, como el que usted quiere, aprenda de esa persona en esa área.
  3.  Tome el consejo de las personas que no han tenido éxito, para saber qué es lo que "no" debe hacer. No hay razón para que usted deje que los ciegos guíen a los ciegos. 
  4. A menudo la suerte se define como: "trabajo duro". Lo que la mayoría de las personas ven como suerte, es el resultado de un sin número de horas de trabajo duro y esfuerzo. En otras palabras, lo que algunos llaman suerte, es una persona que se ha entrenado a reconocer cuando una oportunidad se presenta.  
  5. El éxito es un proceso, no un destino. Realmente nunca llegamos al éxito, porque el éxito no es un destino, es un viaje. Celebramos pequeñas victorias a lo largo del camino, pero el éxito siempre será un objetivo para toda la vida.
  6. Haga click aquí para dejar un comentario por wordpress.

    Bendiciones,



    DaRonn Washington

    Ministerio Cristo Nacion, Cochabamba, Bolivia

    phone: 591 4 428 0801

     
    Pagina MCN

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris